+34 664 60 90 04 info@heladeriasbolas.com
  • La creación de nuevos sabores, dulces y salados, con productos de calidad realizados de forma manual hacen que estos helados artesanos puedan ser considerados como alta cocina en frío
  • En Heladería Bolas consideramos el helado como un alimento y que debe ser tratado como tal

En Heladerías Bolas somos conscientes del potencial que tienen los helados artesanos a los que amamos y respetamos a partes iguales. Esa es la base de nuestro trabajo.

Los heladosBolas se elaboran en el propio punto de venta de forma artesanal con productos naturales, diariamente y sin usar grasas hidrogenadas. Tampoco se utilizan edulcorantes artificiales ni siropes y otros potenciadores de sabor. Hablamos de un proceso de elaboración realizado por maestros artesanos heladeros que consiguen una cremosidad, textura y sabor increíbles.

Características de la alta cocina

Entonces, ¿podemos hablar de alta gastronomía o alta cocina en el mundo de los helados artesanos? Así es y lo es por varios motivos.

  • Técnica: Hay que partir de la base de que el helado, además de ser un alimento, no deja de ser una técnica culinaria. Por lo tanto, puede aplicarse en las cocinas de los grandes chefs de nuestro país.

    Antonio Ruiz, creador de Bolas y su equipo, ya han probado con helados para restaurantes. Uno de ellos es el helado de mostaza servido junto en un plato de carne o un helado de aceite de oliva con frutos rojos o un helado de mayonesa.
  • Materia prima: Otra de las características que define a la alta cocina es la utilización de materia prima para sus elaboraciones. En Heladería Bolas, encontrarás un helado que queso roquefort con cabello de ángel, un helado de vainilla con toffe y almendra garrapiñada.

    En estas creaciones se observa la inclusión de ingredientes no tan comunes en las heladerías convencionales para crear sabores únicos, de calidad y frescos. A esto hay que añadir que, en busca de esa frescura, en Bolas se apuesta por la utilización de productos autóctonos y locales. Con ellos se consigue la frescura necesaria con los mangos de Málaga o las tortas sevillanas, entre otros productos.
  •  Fabricación: El proceso de fabricación es parte fundamental en el sabor de un plato, también en el sabor de un helado. ¿Cómo conseguir un helado de sabor intenso y nítido como una cremosidad perfecta y muy sano? Elaborándolo de forma artesanal en el propio obrador de la heladería sin el uso de pasteurizadoras y sin ningún componente químico que estilice y le de volumen al helado.

    Y además con una perfecta conservación posterior en pozzettis que eliminan la contaminación cruzada y la oxigenación.
    Una de las características que hace diferente a Bolas del resto de las heladerías es que su helado es totalmente artesanal. Se realiza en el propio punto de venta, haciendo que no sea necesario incorporar al helado ningún añadido artificial para conservar el helado o darle volumen.

    Si a esto sumamos que hablamos de una fabricación diaria en la que nunca encontrarás siropes, colorantes, conservantes o esencias hace que, gracias nuestro método de producción, seamos el único operador en el mercado nacional que pueda ofrecer un verdadero helado artesano y natural.
  • Experiencia: La alta cocina no sólo se define por los platos sino por toda la experiencia culinaria del equipo que la lleva a cabo. El restaurante, el ambiente, la temperatura, la forma de presentación y, sobre todo, el sabor. Todos estos factores influyen en las sensaciones del comensal y afectaran a valorar su conclusión de la visita.

    Antonino Ruiz, creador de Bolas, cuenta con más de 35 años de experiencia en el sector de los helados artesanos. Su experiencia y su don para la creación de nuevos sabores han posicionado a la marca bajo el concepto de alta cocina en frío.

    En palabras del propio artesano, “la heladería es la cocina en frío pero la gente tiende a relacionar el helado con lo dulce y no debe ser así. La base es entender que el helado es un alimento y debe ser tratado como tal, no es una golosina”.

    Una de las bases es el “sabor de” y no el “sabor a”. Según el maestro heladero, los helados industriales “saben a” pero no tienen el auténtico sabor. El sabor del Whisky no es lo mismo que el sabor a Whisky.

Cocina en frío

Antonino Parrilla no es un heladero al uso, sino un cocinero con pensamientos fríos. En cada plato ve la posible elaboración en frío. No tiene miedo al hablar de un helado de pulpo a la gallega o de un helado de gazpacho. Una de sus últimas creaciones, el helado de aceite de oliva con frutos rojos.  ¿Es un postre o es helado?

La alta gastronomía no entiende de temperaturas pero sí de texturas y sabores. Bolas supone la plasmación en frío del trabajo de los grandes restaurantes.

Nuevos sabores llenos de creatividad y originalidad que sorprenden por su textura y riqueza de sabor a los que lo degustan. Bolas se mantiene como vanguardista en la cocina en frío, gracias en parte, a la utilización de productos autóctonos en sus elaboraciones.

La utilización de materia prima de calidad, totalmente naturales dan como resultado un helado de sabor intenso y nítido. Usar azahar, torta de aceite, mango o torrijas en helados permiten crear una moda de nuevos sabores. Creaciones alejadas de sabores comerciales y dignos de saborear.

Helados únicos

Por lo tanto, los helados Bolas son considerados como alta gastronomía bajo cero ya que son elaborados por maestros artesanos en el propio punto de venta de forma artesanal.

Se utilizan productos naturales, de forma diaria, y sin tener que usar grasas hidrogenadas ni edulcorantes artificiales ni siropes. Gracias a esta perfección en la elaboración, se consigue una cremosidad, textura y sabor únicos que se pueden degustar de sus más de 100 helado artesanos.

Una reinvención del helado que pasa por la recuperación de los sabores tradicionales. Ello no implica dejar a un lado la elaboración gourmet y la búsqueda de nuevos sabores en formato frío con los que sorprender y hacer disfrutar al comensal en cada cucharada.